Unidad Popular    Sede nacional: Vázquez 1463  Montevideo 

Contactos con el Equipo de Prensa y Comunicación de la UP: prensa.unidadpopular.uy@gmail.com

Documento presentado por la Unidad Popular sobre violencia social

Texto íntegro del documento presentado por la UP al gobierno y los demás partidos en las reuniones que se realizan para discutir la problemática de la seguridad

 

Introducción

 

Concebimos la inseguridad y la violencia como fenómenos multicausales pero de honda raíz social.

Las asimetrías y desigualdades sociales, el modo en que se organiza la producción y la vida social, los parámetros de acumulación y distribución de la riqueza y los valores identitarios sobre los que se construye la cultura son elementos insoslayables a la hora de analizar y explicar la violencia social.

Es posible comprobar con rigor estadístico que el crecimiento del delito guarda una indisoluble relación con la crisis económica social y cultural. Si tomamos el periodo 1990-2010, vemos que el mayor crecimiento de hurtos, rapiñas, homicidios y suicidios se registra durante el año 2002, en el marco de la crisis de mayor dimensión en la historia de nuestro país.

La desesperanza y la pérdida del sentido de la vida son elementos determinantes de la conducta delictiva, de acuerdo a los más prestigiosos especialistas en la materia.

Es a partir del huracán neoliberal que devastó el aparato productivo nacional y golpeó duramente a la clase trabajadora que la inseguridad aparece en los primeros lugares de preocupación de los uruguayos en todos los sondeos de opinión. Otro elemento que conviene tener en cuenta es el vinculado a la reproducción simbólica de la inseguridad, entre 2005 y 2011 aumentó un 100% los segundos de televisión destinados al tratamiento de noticias policiales.

Es indiscutible el papel que los medios juegan en formar opinión pública y en la promoción de valores y anti valores. El jurista argentino Eugenio Zaffaroni definió este fenómeno como “criminalidad mediática”.

Desde una perspectiva de izquierda no podemos tener una visión restringida que aborde la inseguridad simplemente como miedo al delito sino que debemos tener una visión totalizadora que integre el concepto de inseguridad estructural, es decir que defienda la idea que no hay seguridad estable y duradera sin trabajo, educación de calidad, salud, vivienda y perspectivas.

La aplicación de un modelo económico excluyente y concentrador ha generado una polarización social sin precedentes en la historia. Esta exclusión y fragmentación socio territorial viene generando verdaderos guetos urbanos aumentando abismal-mente la brecha entre barrios y regiones de la ciudad.

Se alteran los patrones de convivencia social y se modifican las prácticas de convivencia cotidiana crece el aislamiento, el miedo al otro, el refugio en lo individual y la auto defensa.

De acuerdo con los datos del Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad, el 51% de los encuestados manifestó sentir miedo hacia “personas pobres que habitan en ciertos barrios”.

Capítulo aparte merece todo lo vinculado a la tragedia educativa en el marco de un sistema que tiene enormes dificultades para retener alumnos en la enseñanza media y no puede articular con éxito los vínculos con el mundo del trabajo.

Frente a este panorama se pretende instalar una suerte de consenso conservador y represivo que propone aumentar penas, privatizar cárceles y militarizar la sociedad.

Desde la Unidad Popular tomamos distancia las explicaciones triviales y orientamos nuestra mirada hacia las causas. Nos oponemos a todo intento de seguir criminalizando la pobreza.

El capitalismo es la reproducción ampliada de la violencia en todos sus formas.

Una sociedad que perpetua la impunidad para los terroristas de estado quienes perpetraron los más aborrecibles delitos de lesa humanidad, una sociedad que condena a la inmensa mayoría a vivir con salarios de infra consumo, es en esencia una sociedad insegura y violenta.

 

La violencia social es consustancial al capitalismo.

Una sociedad que niega a cientos de miles su propia identidad, que condena cotidianamente a miles de personas a la pobreza y la desesperanza, no puede luego horrorizarse por las derivadas de su propio comportamiento.

Quien sufre una existencia desdichada que se parece más a la muerte que a la vida no tiene ninguna razón para honrar la vida de otros.

No hay atajos. Quien siembra vientos, cosecha tempestades!

No compartimos la narrativa oficial amplificada desde los medios de comunicación que nos presentan el delito con rostro de pobre y joven. Por el contrario entendemos que son los jóvenes, los trabajadores, los pobres las principales víctimas de la violencia y el delito.

Reconociendo la necesidad de implementar un conjunto de medidas urgentes que contribuyan a minimizar el impacto social de este flagelo, decimos con toda claridad que es preciso una intervención estructural si pretendemos soluciones duraderas.

El sistema carcelario

Las cárceles son un engranaje clave del sistema de dominación y eventualmente en manos del sector privado un lucrativo negocio para el capital que todo lo mercantiliza.

Si como venimos afirmando las múltiples formas de la violencia social son intrínsecas al capitalismo, es preciso reparar brevemente en cuál es el estado actual del mundo en que nos toco nacer, vivir y luchar.

 

Novecientos cincuenta millones de hambrientos pueblan el planeta, cinco mil millones de pobres sobreviven en la miseria, doce millones de niños mueren al año de enfermedades curables. El hambre como la guerra son decisiones políticas en cuyo seno anida la peor de las violencias.

El rasgo distintivo de nuestra época está determinado por la crisis del capitalismo. Importantes pensadores contemporáneos (Meszaros, Harvey, Amin) sostienen que estamos en presencia de una crisis de civilización que es producto del desarrollo maduro o senil del sistema.

Es decir, no se trata de una crisis cíclica pasajera, antes bien, se trata de una crisis crónica que le imposibilita a segmentos importantes de la sociedad la propia reproducción social.

El capitalismo solo logra reproducirse al costo de generar niveles crecientes de destructividad, irracionalidad, de deshumanización y barbarie.

El intelectual argentino Ramiro Dulcich enfatiza, “..al mismo tiempo que el grado de desarrollo de las fuerzas productivas abre posibilidades emancipadoras – desarrollo alcanzado en los marcos de la dinámica capitalista, donde la productividad creciente del trabajo llega a niveles que podrían permitir la satisfacción y la creciente diversificación de las necesidades (del estómago y de las fantasías) del conjunto de la sociedad, y así contribuir con el proceso de humanización de género – éste se concretiza como un proceso predominantemente destructivo para la humanidad, con la afirmación de un patrón de producción crecientemente depredador, que degrada las formas de sociabilidad y barbariza la vida”.

Proponemos una resignificación profunda del sistema carcelario que termine definitivamente con el hacinamiento y promueva una convivencia armónica y laboriosa asegurando trabajo, estudio y deporte para la población carcelaria.

Generando instancias de seguimiento y control de la inserción laboral luego de cumplida la condena.

 

El trabajo como principal antídoto contra la violencia

 

El eje central y estructurante de nuestra política de “seguridad pública” pasa por la promoción del trabajo digno.

El trabajo es un elemento fundacional de la sociabilidad humana. El trabajo como actividad vital y creadora al mismo tiempo que transforma la naturaleza transforma al propio hombre.

El trabajo es la primera garantía de la seguridad individual y social.

La actividad laboral no puede ser simplemente el espacio para la alienación y la explotación sino que debe ser el ámbito para el desarrollo pleno de la creatividad humana.

Cuando existía la industria frigorífica en el Cerro, la industria textil en el eje de la calle Veracierto o la industria química en la Teja (solo para citar algunos ejemplos) era frecuente dormir con las ventanas abiertas y la seguridad la ofrecían los trabajadores entrando y saliendo de las fábricas en tres turnos las 24 horas.

La reactivación del aparato productivo local, la nacionalización de industrias claves tales como la industria frigorífica y la pesquera, detener el proceso de extranjerización de la tierra y promover medidas que permitan asentar familias jóvenes en el campo, son medidas de alto e inmediato impacto sobre la seguridad pública.

En definitiva, es desde el trabajo y por el trabajo que la sociedad recupera la dignidad y el respeto.

 

Propuestas

 

- Reprimir con la mayor severidad posible el narcotráfico y los delitos financieros.

- Levantar el secreto bancario.

- Reprimir implacablemente los delitos sexuales y de tráfico de personas con particular énfasis en los delitos de esta naturaleza cometidos contra niños y adolescentes.

- Reformular el sistema carcelario pasándolo a la órbita del Ministerio de Educación y Cultura y fortaleciendo la rehabilitación del recluso y su acceso al trabajo digno y al estudio.

- Otorgar el 6% del PBI para ANEP y UDELAR, y el 1% del PBI para Investigación y Desarrollo.

- Detener el éxodo del campo a la ciudad y promover el asentamiento de familias jóvenes en el medio rural.

- Promover el deporte amateur en todas las disciplinas.

- Aprobar de inmediato el Proyecto de ley “Plan Nacional de Vivienda Popular, con financiamiento publico” (se adjunta proyecto y exposición de motivos).

 

Coordinador Nacional- Unidad Popular

Montevideo, abril 2016

 

ANEXO

SEGURIDAD PÚBLICA

Deporte y Educación

Proyecto de Deporte: “100 plazas”

  • Recuperación por el Estado de las 100 plazas de Deporte otrora en manos del Ministerio de Turismo y Deporte y construcción de plazas en los barrios donde más se necesite.

  • Brindar actividades deportivas y culturales de alta calidad y gratuitas en estas plazas

  • Plan Nacional de desarrollo de deportes menores priorizando Atletismo y Gimnasia

Apoyo al fútbol infantil amateur

  • Iluminación de todas las canchas de fútbol infantil amateur con alumbrado público

  • Apoyo técnico con profesores de Educación Física, acceso a cursos gratuitos para entrenadores

  • Apoyo con material didáctico y deportivo

  • Cartera de tierras para espacios deportivos

  • Promoción y desarrollo del Deporte y la Actividad Física a través del Sistema Educativo

  • Mejora y Aprovechamiento de la infraestructura del MEC para el desarrollo del Deporte y la Cultura

  • Obligatoriedad de la Educación Física en Primaria:

Educación Inicial: 30 minutos 2 veces por semana

Nivel 1 (primero y segundo): 45 minutos 2 veces por semana

Nivel 2 (tercero y cuarto): 45 minutos 3 veces por semana

Nivel 3 (quinto y sexto): 60 minutos 3 veces por semana

  • Escuelas de Deporte por centro educativo en la Educación Secundaria y creación de torneos interliceales

Propuestas educativas

  • UTU - Escuelas Agrarias: Plan Educativo – Productivo y creación de Subsistencia.

  • Utilización de las 7000 has de UTU para el plan Educativo – Productivo. Impulsando la instalación de escuelas técnicas agrarias.

  • Educar en el alto valor social de educarse y producir para permitir el acceso de la población a los artículos de la canasta básica con prioridad en los alimentos de calidad y orgánicos combatiendo la idea de educarse para la competencia en el mercado laboral.

  • Impulsar la formación técnica y tecnológica de UTU. Estimular la formación en oficios (herrería, albañilería, carpintería, confección, calzado, panadería, los vinculados a la actividad marítima entre otros) acompañado de políticas que apunten a un país productivo a través de la creación de fuentes de empleo y productos nacionales.

  • Abastecer al Estado a través de los talleres de UTU (mecánica, tornería. carpintería, herrería, corte y confección etc.).

  • Equipos multidisciplinarios en cada centro educativo compuesto por psicólogo, asistente y educador social con una carga horaria que le permita atender al alumnado y trabajar en coordinación con las familias.

  • Planificar la construcción, a nivel nacional, de escuelas, escuelas técnicas y liceos que garantice la accesibilidad universal a cargo del Estado.

  • Los grupos deben tener como máximo 20 alumnos y la remuneración de la unidad docente (veintiuna horas) debe corresponder a media canasta es decir 35 mil pesos.

  • Los centros educativos deben contar con espacios para la recreación y promoción de talleres artísticos: canto, danza, teatro, música.

  • El modelo educativo debe acompasar un modelo de país que apunte a generar fuentes de trabajo generadoras de riqueza que atienda las necesidades básicas de la población y dignifique al ser humano. Por ejemplo la implementación del plan Nacional de Vivienda Popular presentado por UP, es un elemento dinamizador de la economía y la sociedad. Implica generar fuentes de empleo, estimula la formación de diferentes oficios vinculados a la construcción, da solución al problema habitacional, las familias al tener trabajo pueden mejorar su calidad de vida y al promover la producción de bienes nacionales ejemplo ropa, calzado y alimentos, las familias pueden adquirirlos estimulando el desarrollo de otras fuentes de empleo a nivel nacional.

  • Descentralización de la formación terciaria y universitaria (ANEP-UDELAR).

  • Becas económicas y alimenticias.

  • Construcción de hogares estudiantiles para estudiantes del interior.

  • Boleto gratuito a nivel nacional, extensivo a todos los niveles educativos.

  • Otorgamiento de materiales de estudio gratuito a todo nivel.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

 
Entradas destacadas

Unidad Popular rechaza Golpe en Bolivia

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Archivo
Please reload