Enfrentar la Rendición de Cuentas de ajuste y rebaja de salarios y jubilaciones




La Rendición de Cuentas enviada por el gobierno, hoy en discusión parlamentaria, busca consolidar el ajuste instrumentado con la aprobación del presupuesto quinquenal para el período 2020-2024.

Se plantea prácticamente un gasto 0, con la excepción de los 50 millones de dólares (0,1 del PBI) para la primera infancia y los aportes al Fondo Covid, que tiene aportes

extrapresupuestales, lo que cambia muy poco la situación. El gasto público pasará del 29,5 % del PBI en el 2020 a 25,9% en el 2025 y esta reducción está basada

fundamentalmente en la rebaja de salarios y jubilaciones.

El gobierno de la coalición de derecha prioriza el pago de los intereses de la deuda pública, las exenciones impositivas a las inversiones extranjeras, el no gravar con impuestos al gran capital, los exportadores, el sector financiero y al latifundio, y a continuar las onerosas obras de infraestructura al servicio de UPM (3.000 millones de

dólares). Tal como lo hicieron las administraciones pasadas. Con esta política hace recaer el costo de la grave crisis económica potenciada por la pandemia en los trabajadores y el pueblo.

Al mismo tiempo se mantiene la no reposición de las vacantes en el Estado, con lo que implica en desmantelamiento de actividades y mayores privatizaciones que seguramente traerán mayores gastos y menores remuneraciones a los trabajadores, generando pingües ganancias a los privados.


Esta Rendición de Cuentas de ajuste que plantea el gobierno es parte de un paquete donde se busca imponer una rebaja salarial en el sector público y privado, la Reforma reaccionaria de la Seguridad Social, la LUC y los tarifazos, como el reciente incremento el cuarto de los combustibles, lo que significa profundizar la explotación y la entrega.

La reducción del gasto público redunda además en una menor calidad en la educación, salud, vivienda popular y menos inversión en infraestructura, lo que a la vez impide generar las condiciones imprescindibles para salir de la crisis creando fuentes de trabajo y reactivando el mercado interno.


Se incluye en este paquete antipopular y al servicio de la oligarquía y el imperialismo el cierre de la planta de biodiesel de ALUR mientras se recrudece la campaña reaccionaria por la desmonopolización de ANCAP.

Ante esta situación el Frente Amplio centra su crítica al gobierno en no incrementar los gastos sociales, pero al mismo tiempo no se plantea gravar al gran capital ni tocar los pagos de intereses de la deuda pública, y lejos de ello acaba de aprobar elogiosamente en el Parlamento el aumento del tope de endeudamiento que impulsó el gobierno.

Por todo lo expuesto, como Unidad Popular reafirmamos la necesidad de modificar la lógica con la cual se opera en materia económica. El centro debe estar puesto en el pueblo, en sus necesidades. Para cumplir con tal cometido se debe orientar los recursos en esa dirección y abandonar lo lógica neoliberal imperante.

Saludamos las luchas que vienen protagonizando los trabajadores y el pueblo por salario, trabajo, contra la persecución sindical, en la defensa de las Empresas Públicas, en contra de la Reforma de la Seguridad Social y la LUC.


UNIDAD POPULAR - Agosto 2021

Entradas destacadas
Entradas recientes